top of page

Panorama del sector de transporte 2023

Seguimos en proceso de recuperación de la crisis ocasionada por el COVID-19, y a pesar de que ha existido una mejoría en la demanda de los servicios de autotransporte, aún no se ha podido llegar a los niveles que existían antes de la pandemia. El 2023 sigue presentando desafíos para los que hay que estar preparados.


Refugio Muñoz, Vicepresidente Ejecutivo de la Cámara Nacional de Autotransporte de Carga (CANACAR), explica en una entrevista que en estos últimos años se ha registrado un incremento de robos carreteros que continúa hasta ahora. Los índices de inseguridad se encuentran muy por encima del año pasado.


Por otro lado, comenzamos el 2022 con un nuevo reto por parte del Servicio de Administración Tributaria (SAT): el complemento Carta Porte. Sin embargo, debido la complicación generada por el tema, se ha decidido aplazar su entrada en vigor, estableciendo un periodo de prueba y transición. Se tiene planeado que para el 2023 finalice este periodo de prueba, esperando que, tanto transportistas como autoridades, estén preparados para expedir toda la documentación necesaria que exige este cambio.

También hay que tener en cuenta que el autotransporte está siendo afectado por factores macroeconómicos, tales como la guerra en Ucrania, que sigue teniendo un impacto en los precios de los combustibles, y aunque el precio del diésel no ha sufrido cambios drásticos, los transportistas no han logrado ejercer el estímulo fiscal de la acreditación del IEPS.


Por si fuera poco, actualmente estamos experimentando una escasez de refacciones, además de camiones y remolques, que afecta gravemente la renovación vehicular y el uptime de los camiones, lo que resulta en una desaceleración del crecimiento del sector.

Una consecuencia negativa derivada de estos problemas en la cadena de suministro y de la creciente inseguridad es la falta de conductores que genera, la cual continúa incrementando y complica el funcionamiento de las empresas transportistas.


A pesar de todo esto, Muñoz resalta que, gracias a las inversiones como el nearshoring y el éxito que están teniendo las exportaciones, existen favorables oportunidades para mejorar los niveles de operación a como estaban antes de la pandemia, lo cual se espera que suceda para finales del 2023.


Muñoz detalla cuatro temas esenciales para el 2023:

1. La reactivación de los trámites en la SICT, ya que se requieren procesos más eficientes y rápidos.

2. Determinaciones en materia fiscal para facilitar el uso de las vías de comunicación y la comprobación de gastos.

3. El continuo fortalecimiento de las acciones para aumentar la seguridad.

4. La reanudación del programa de renovación vehicular, principalmente para micro, pequeñas y medianas empresas.


El 2023 se viene con muchos retos y obstáculos, por lo que las empresas de autotransporte deben de buscar la manera de eficientizar sus procesos y buscar las mejores soluciones, al mismo tiempo que se establezcan las políticas públicas adecuadas para lograr levantarse de la crisis que venimos experimentando estos últimos años y acelerar el crecimiento del sector.





Fuente de información: Revista Transportes y Turismo

14 visualizaciones0 comentarios
bottom of page