top of page
  • transportesmaeda

7 cosas que no sabías sobre el fundador de Transportes MAEDA

En el año de 1998, nacía Transportes MAEDA... pero detrás de los éxitos empresariales yace la historia de un hombre que llevó su visión a la realidad: Enrique Homs. Te invitamos a conocer estos 7 datos curiosos sobre el fundador de Transportes MAEDA que probablemente no sabías.



1. Originalmente quería ser veterinario


Enrique empezó a estudiar la carrera de Veterinaria, sin embargo, era más grande su interés por empezar a emprender que optó por dejar su carrera y enfocarse de lleno en negocios propios. Llegó a poner una tienda de accesorios y peluquería para perros llamada “Canilandia” dentro de su casa, pero no duró mucho tiempo.



2. Fanático de la Fórmula 1 y los autos deportivos


Siempre expresó que le hubiera encantado ser piloto de carreras de autos, ya que le gustaba la mezcla entre manejar, los coches, la velocidad y el peligro. No se perdía una carrera de Fórmula 1 e incluso tuvo la oportunidad de asistir a varias en vivo.


Enrique Homs en su oficina.
Enrique Homs en su oficina.

3. Coleccionista apasionado


Hasta la fecha, aún permanece en las oficinas de la empresa parte de su impresionante colección de coches a escala. Dicha colección la empezó cuando nació su primera hija, Marimar, debido a que él y su esposa pensaban que tendrían un varón, y así como los coches de juguete marcaron mucho su infancia, Enrique deseaba que este fuera su primer regalo para su hijo. Sin embargo, al ver que era una niña, guardó el carrito y se planteó la meta de construir una colección. Se dice que llegó a tener hasta mil quinientas piezas, en una gran variedad de colores y de todas las marcas existentes en el mercado automotriz.


Actual sala de juntas en Transportes MAEDA, conocida como “sala de carritos”.
Actual sala de juntas en Transportes MAEDA, conocida como “sala de carritos”.


4. Fue Presidente de la Corporación Integral de Comercio Exterior (CICE) y directivo de la Asociación de Agentes Aduanales del Puerto de Veracruz (AAAVER)


Enrique, además de sus logros en el ámbito empresarial, también se distinguió por su compromiso con el desarrollo y la cooperación en la comunidad portuaria y aduanera. Asumió roles prominentes en organizaciones clave, como la presidencia de CICE, grupo portuario mexicano, durante el lapso de abril de 2006 a abril de 2008. Él ya formaba parte del consejo, y su ascenso a la presidencia fue el resultado del respeto y confianza que había cultivado, así como de su experiencia y conocimientos notables.


Además de su labor en CICE, Enrique Homs también dejó su huella en la Asociación de Agentes Aduanales del Puerto de Veracruz (AAAVER). Fue miembro de la directiva durante 13 años ininterrumpidos, desde 1994 hasta 2007.


Estos puestos honoríficos representan una dedicación genuina y un compromiso profundo con el mejoramiento del entorno empresarial y social. Enrique invirtió su tiempo, conocimientos y habilidades en beneficio de estos grupos, lo cual también le ayudó a establecer conexiones valiosas con líderes y representantes clave en el ámbito.



5. Fundó MAEDA para diversificar el negocio familiar


En 1998, Enrique decidió fundar Transportes MAEDA porque, gracias a que trabajaba en la agencia aduanal de la familia, se dio cuenta de que podía ampliar el portafolio de servicios para los clientes, aprovechando la creciente oportunidad que presentaba el mercado de transportación de mercancías.


Poco tiempo después de su fundación, Enrique invitó como socios a su papá y a su hermano, Jorge, quienes sumaron al crecimiento de la empresa.


El camión 101 fue el primero con el que inició MAEDA.
El camión 101 fue el primero con el que inició MAEDA.

MAEDA empezó moviendo contenedores únicamente en el Puerto de Veracruz. Sin embargo, rápidamente ganó presencia en Manzanillo y así fue como comenzó a crecer y crecer, incursionando en el segmento de las cajas secas y abarcando mercancía general, peligrosa y, más adelante, refrigerada.





6. Escogió el nombre de la empresa en honor a sus hijos


Para Enrique siempre fue importante que el nombre de la empresa tuviera un significado profundo y personal para él, por lo que inicialmente le llamó “Transportes Marimar”, por su hija primogénita. Sin embargo, al poco tiempo, le cambió el nombre a “MAEDA”, uniendo las iniciales de Marimar y sus otros dos hijos, Enrique y Daniel, quienes, junto con su esposa, eran su principal fuente de inspiración.



7. Falleció 10 años después de fundar MAEDA, a los 52 años


Lamentablemente, en pleno crecimiento de la empresa, Enrique comenzó a presentar dificultades de salud. Él presentía que no le quedaba mucho tiempo, por lo que empezó a preparar todo para dejar su legado a sus hijos, hermano, y en ese momento, a su papá.


El fundador de MAEDA falleció en el 2008, dejando una huella enorme en todos los que lo conocían. A pesar de su ausencia física, los valores y principios inculcados por Enrique siguen vivos en la compañía. Aquellos que tuvieron la oportunidad de trabajar con él, lo recuerdan por su carisma y compromiso. Aunque era un líder exigente y con carácter fuerte, su habilidad humana era excepcional. Siempre priorizaba el bienestar de sus colaboradores, los hacía sentir escuchados y buscaba construir relaciones cercanas y genuinas.


“Siempre estaba al pendiente, no solo de que hicieras bien tu trabajo, sino de que estuvieras bien como persona. Tenía una gran habilidad para percibir si tenías un problema, tanto en el ámbito laboral como personal, entonces él se acercaba para buscar contigo la mejor forma de resolverlo. Decía que para que la empresa estuviera bien, sus integrantes debían estar bien, para así poder dar su 100”, relata Rosa Isela Sosa, actual Gerente de Costos y Control de Activos de Transportes MAEDA, quien ha estado presente desde la fundación de la empresa.


Rosa Isela también platica que, justo antes de que Enrique empezara su tratamiento médico, se reunieron todos en su oficina un día y con voz firme les dijo “les encargo la empresa”, suspiró, volteó a ver su oficina y se despidió con la mano. Él presentía que esa sería la última vez que estaría ahí y, efectivamente, así fue.


Enrique Homs

Seguramente al fundar MAEDA, Enrique no dimensionaba en lo que algún día se convertiría. Inició con un equipo de únicamente 3 operadores y 3 tractocamiones, y ahora es una compañía respaldada por años de experiencia, que cuenta con una extensa flotilla y un amplio equipo humano. Definitivamente estaría muy orgulloso de sus hijos, quienes impulsaron el crecimiento de MAEDA, así como de todos los colaboradores, desde los que iniciaron con él, hasta los que forman parte de la empresa actualmente, y de todos los que han pasado en el camino y han contribuido a que Transportes MAEDA sea lo que es hoy.


532 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page